lunes, 19 de diciembre de 2011

¿Cuáles son los riesgos?


El carcinoma broncógeno es la forma más frecuente de cáncer en los varones. Afecta en mayor medida a éstos que a la mujer debido, probablemente, a que tarda mucho tiempo en desarrollarse y el tabaquismo ha sido más frecuente en los varones. Recientemente se ha observado una disminución de la incidencia de la enfermedad en el sexo masculino y un aumento de la misma en el femenino. Es posible que ello se deba a que los hombres fumen menos, a la vez que se ha incrementado el tabaquismo de las mujeres.
Las probabilidades de presentar la enfermedad varían en función del grado de consumo de tabaco. Si una persona no ha fumado nunca, es muy improbable que padezca un carcinoma broncógeno. Las personas que fuman poco tienen una vulnerabilidad diez veces mayor que los no fumadores, y las que fuman mucho tienen una vulnerabilidad 25 veces mayor. En cuanto se deja de fumar, el riesgo empieza a disminuir. Después de estar un mínimo de 15 años sin fumar, la incidencia de la enfermedad es la misma que en las personas que no han fumado nunca.
Si el cáncer de pulmón se descubre tempranamente, ya sea en el momento de aparición inicial de los síntomas, ya sea por azar, el cirujano puede optar por extirpar la parte del pulmón afectada. Alrededor de una cuarta parte de los pacientes tratados quirúrgicamente sobreviven durante un período de 5 años o más, pero en muchas personas la enfermedad está ya demasiado avanzada para que pueda aplicarse un tratamiento quirúrgico.
Los fumadores tienen un mayor riesgo no sólo de cáncer, sino también de otras enfermedades que pueden poner en peligro la vida, tales como la arteriopatía coronaria, el ictus, la bronquitis crónica y el enfisema.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada